30 de julio de 2014

Vestidos para las más pequeñas

No podemos dejar de sonreír al mirar estas fotos de las más pequeñas vestidas de punta en blanco para ir de boda. Tules, coronas, lazos, volantes... porque los adornos coquetos son para todas las edades. Os dejamos un montón de ideas para vestir a las niñas de la casa. ¡Veréis qué guapas!





























23 de julio de 2014

Tarjetas de agradecimiento para que las uses como quieras

Al día siguiente de la boda sientes que viajas en una nube, un cosquilleo pasea por tu interior. No puedes evitar que se te escape una sonrisa cuando recuerdas los momentos vividos junto a tus personas favoritas. Ellas han hecho posible magia del momento y quieres darles las gracias por convertir vuestra boda en un acontecimiento inolvidable.



Queremos proponerte un par de cosas. Primera y principal: no escatimes en palabras, besos y abrazos. Sabemos que no lo harás, pero insistimos porque nos encantan. Sin lugar a dudas están entre las primeras posiciones de nuestra lista de "qué te llevarías a una isla desierta". Segunda y no menos importante: ponlo por escrito, porque así facilitas que tu "gracias" perdure a en la memoria y llegue más lejos en el corazón. Las tarjetas de agradecimiento son una forma estupenda para esto. 

No podemos ayudarte con el tema de los abrazos, pero sí con las tarjetas. Así que hemos decidido regalaros algunos diseños la mar de bonitos para que deis las gracias con alegría. Los hemos creado usando toda nuestra creatividad a partir de algunos vectores de Freepik.com (¡gracias!). Las imágenes que vienen a continuación muestran las tarjetas de agradecimiento que hemos diseñado para que uséis libremente. Para descargarlas pulsad sobre la palabra "DESCARGA" que aparece en el pie de cada foto y listo.


Con estas tarjetas vamos a dar las gracias: por asistir, por el regalo, por un favor, por estar ahí... hay millones de razones. Tradicionalmente los textos se escribían a mano, pero hoy en día es muy común encontrarse con tarjetas impresas o con una parte impresa y otra parte manuscrita.

Hemos preparado los diseños de las tarjetas en distintos tamaños. Para que podáis usarlas según os convenga. El proceso es muy sencillo: decidís la imagen y sus dimensiones, escogéis un papel que os guste en tamaño A4, imprimís, recortáis y, ¡voila!, ya están listas.


El momento de entregarlas también lo decidís vosotros. En bodas más clásicas se envían a la vuelta de la luna de miel. Pero darlas en durante el banquete también es una buena idea. Los invitados pueden encontrarlas en sus mesas antes de que sirvan los platos o podéis repartirlas junto a los regalos. Para éste último caso las tarjetas de pequeño tamaño vienen como anillo al dedo, quedan de maravillas uniéndolas con una cuerda bonita o un lazo al regalo.



Para que la imagen gráfica sea coherente, lo ideal es que las tarjetas de agradecimiento estén en consonancia con el estilo de la boda. Así que os recomendamos usar imágenes que casen con el resto de la papelería de la boda.


Esperamos que nuestros diseños os resulten muy útiles. Por favor, si los usáis en la boda, enviadnos alguna foto para poder ver cómo han quedado. Nos encantará verlo.







11 de julio de 2014

Save the date

Hasta hace poco la invitación era lo primero que se entregaba para comunicar la boda. Pero desde un tiempo a esta parte una tradición anglosajona se ha colado entre las nuestras: el save the date. Literalmente, reserva la fecha.

Si queremos que nadie se pierda el gran día y que todos puedan organizarse tranquilamente, no podemos dejar de enviar un bonito save the date. Normalmente se hace llegar entre 6 y 12 meses antes. En él se anuncia la boda, incluyendo la fecha y en ocasiones la ciudad (esto último es opcional). Unos meses más tarde enviaremos la invitación de boda; el save the date no la sustituye, lo que hace es complementarla.



El save the date nos sirve para varias cosas. En primer lugar, nos obliga a sentarnos y hacer la lista de invitados. Muchas veces no es tarea fácil, así que, cuánto antes decidamos si invitamos al primo segundo de la abuela, mejor. Suele decirse que nos ayuda a tener una idea del número de asistentes, pero, en realidad, la mayoría de la gente no confirma hasta después de recibir la invitación; eso sí, podremos descartar a aquellos que tengan muy claro que les es imposible asistir.  En segundo lugar, es perfecta para que los invitados pongan un circulito sobre el día D y lo reserven para vosotros (¡bien!). Por último, es una forma de hacer que las personas que vayan a desplazarse puedan organizarse mejor.




Normalmente el save the date es un anticipo del estilo de la boda. Si lo vuestro es una boda vintage, el save the date tendrá un aire bucólico. Si os decantáis por algo más minimalista, el save the date estará compuesto por pocos elementos de formas armónicas. Es una pieza que nos deja libres para echar a volar la imaginación y crear imágenes más poéticas, divertidas, sorprendentes o lo que nosotros queramos.

El formato que suele usarse para el save the date es la imagen gráfica. Podemos, bien imprimir una tarjeta y hacerla llegar a manos de los invitados,  o bien usar esa imagen para enviarla por email o compartirla en las redes sociales. 




También podemos incluir alguna fotografía. Quizá una foto divertida de la sesión preboda o alguna otra imagen que sea especial para nosotros.


Fuente: Hochzeitsblog



Otra forma de obtener un save the date la mar de original es hacerlo nosotros mismos. A continuación os mostramos un save the date DIY precioso que seguro os inspirará para hacer vuestra propia versión. Es una maravilla.



 Fuente: Molly Jackes

Y para terminar, los vídeos. Sí, muchas parejas se lanzan a protagonizar un vídeo para anunciar por todo lo alto el "¡nos casamos!". No os preocupéis, no son necesarias dotes interpretativas, solo hacen falta altas dosis de buen humor e imaginación. Aquí van algunos ejemplos para inspiraros: